Un blog dedicado a mi hijo...


viernes, 26 de octubre de 2018

TARTA SAINT HONORE SIN GLUTEN

Cuando conocí esta receta y descubrí el origen de su nombre, tuve claro que algo debía tener esta tarta para merecer el gran honor de recibir el nombre del patrón de los pasteleros de un país: Saint Honoré, o San Honorato de Amiens, patrón de los panaderos y pasteleros en Francia.

Como veis, no estamos sólo ante una tentación para los sentidos, esta es una de esas tartas que hacen de la repostería algo divertido, desde que la trabajas, como enfermera que inyecta nata para “poner buenos” a los profiteroles, hasta las impresiones que provoca en la misma hora de empezar a comer.

Corona de profiteroles para unos, nata y chocolate para otros, bizcocho… tal vez sea esa capacidad para agrupar varios elementos de repostería en una sola elaboración, lo que hace de esta tarta uno de esos Deseos Sin Gluten con argumentos para convencer a casi todos.

Para terminar, y hablando desde la experiencia de lo vivido, mi consejo, si queréis conservar un recuerdo “para la prosperidad”, es que ni se os ocurra ponerla en la mesa antes de hacer la merecida foto. Suele pasar que niños, y no tan niños, se lanzan sobre ella para desnudarla rápidamente de su corona de profiteroles, esa corona que de alguna manera nos recuerda que estamos ante miembros de la “realeza de la repostería”.



Ingredientes:

* Para el bizcocho:

  • 125 g de chocolate
  • 100 g de mantequilla
  • 2 cucharadas de café soluble
  • 90 g de azúcar moreno de caña o panela
  • 50 g de sirope de Agave
  • 90 g de harina de arroz
  • 1 cucharada pequeña de levadura postres
  • 7 ciruelas pasas
  • 5 orejones 
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de canela molida
* Para el relleno:
  • 250 g de chocolate 
  • 150 g de nata para montar.
* Para decorar:



Procedimiento:

  1. Lo primero es quedar hechos los profiteroles, rellenar y congelar.(Yo los hice de un día para otro, un día hice los profiteroles y al día siguiente la tarta.)
  2. Para hacer el bizcocho; Precalentamos el horno a 180ºC arriba y abajo.
  3. Engrasamos un molde desmontable de 23 cm y colocar en la base papel de hornear. Reservamos.
  4. En un cazo pequeño, calentamos la mantequilla con el chocolate y el café. Removemos hasta que se derrita totalmente y dejamos enfriar.
  5. Aparte, en un bol, batimos el azúcar, el sirope, la canela y los huevos. Añadimos la harina, las ciruelas y orejones picaditos y la crema de chocolate. Mezclamos bien, vertemos al molde que tenemos reservado.
  6. Metemos al horno precalentado a 180ºC arriba y abajo durante 30-35 minutos. Dejamos enfriar en rejilla.
  7. Mientras nos ponemos con el ganache para el relleno; Troceamos el chocolate en un bol. Aparte, ponemos a calentar la nata justo antes de que empiece a hervir y la incorporamos al chocolate. Dejamos unos minutos y mezclamos hasta que el chocolate se haya disuelto por completo. Dejar enfriar la crema. (No dejar que endurezca) Una vez fría, montamos con las varillas eléctricas un par de minutos. 
  8. Metemos en una manga pastelera con boquilla redonda lisa y cubrimos toda la superficie del bizcocho ya frío, pero sin llegar a los bordes.
  9. Para decorar, vamos colocamos alrededor de la tarta, los profiteroles por todo el borde, presionando bien para que queden bien sujetos. Reservamos en el frigorífico.
  10. Mientras, montamos la nata con el sirope de ágave hasta que coja consistencia. Metemos en una manga pastelera con boquilla redonda y abierta en un lado, para hacer la forma característica.
  11. Sacamos del frigorífico y decoramos con nata todo el centro de la tarta. Finalmente colocamos un profiterol en el centro. Espolvorear con cacao puro en polvo.




martes, 16 de octubre de 2018

CORAZÓN DE PAN SIN GLUTEN (Paso a Paso)

Pronto no quedarán días en el calendario para dedicarlo a la celebración de una causa, un hecho, un motivo, un algo... Y es que cada día nos sorprende más la originalidad de los llamados "Días de..."

En cualquier caso y ante tan creciente demanda de un "Día de" en el calendario, podemos estar tranquilos, porque la mayoría de las cosas importantes de la vida ya tienen reservado un Día específico para conmemorarlas: el día de la Tierra, del Agua, de la Mujer, del Niño, de la Familia, de los Derechos Humanos, de la Amistad, de la Alimentación, de la Salud, del Libro, del Docente, de La Paz, de la Justicia Social, de la Felicidad, de la Sonrisa... y también del Pan.

La humanidad y sus diversas culturas a lo largo de los siglos siempre estarán en deuda con este alimento milenario. Un corazón de Pan Sin Gluten, ¿se os ocurre un símbolo mejor para conmemorar esta celebración?

Happy World Bread Day!
Con esta receta participo en
https://www.kochtopf.me/world-bread-day-2018





Ingredientes:
  • 300 g de masa vieja*
  • 770 g de Mix B Schär
  • 150 g de Preparado panificable Belbake
  • 100 g de harina de trigo sarraceno (Alforfón)
  • 30 g de harina de garbanzos
  • 30 g de harina de arroz integral
  • 860 g de agua
  • Chorrito de sirope de Agave
  • 1 cucharadita y media de sal
  • 1 cucharadita pequeña de levadura postres
  • 1 chorrito de vinagre de arroz
  • 85 g de aceite de oliva virgen extra
  • 2 g de levadura seca de panadería





Procedimiento:
  1. Para hacer nuestro pan con masa vieja, lo primero que tenemos que hacer es sacarla del frigorífico y ponerla a temperatura ambiente durante una hora, para reactivarla.
  2. Ya tenemos la M.V. lista para usarla en la receta. En el bol de la amasadora, vertemos el agua (yo la pongo a temperatura ambiente), la masa vieja, el aceite de oliva virgen extra, las harinas tamizadas, a un lado del bol añadimos la sal, el vinagre y la levadura de postres, al lado opuesto colocamos el sirope de agave y la levadura seca de pan. Amasamos con el gancho colocado en la amasadora durante unos 15 min. a velocidad alta.
  3. *Sacamos una porción de la masa, la guardamos en un recipiente cerrado y la metemos en el frigorífico hasta la próxima horneada de pan. (Esta sería nuestra Masa Vieja).
  4. El resto de masa, la metemos en un bol grande untado de aceite de oliva, tapamos con film (yo uso gorro de ducha) y guardamos en el frigorífico de un día para otro.
  5. Al día siguiente, sacamos la masa del frigorífico y dejamos atemperar durante 1 hora a temperatura ambiente.
  6. Formamos las piezas, en la mesa de trabajo espolvoreada con harina. 
  7. Colocamos las piezas en la bandeja del horno con papel de hornear. Tapamos con un trapo limpio (Yo tapo las piezas con bolsas de congelación abiertas a la mitad). 
  8. Dejamos levar durante 20-25 min. hasta que doble el volumen.
  9. Mientras levan las piezas, precalentamos el horno a 220ºC arriba y abajo con un recipiente de metal en la base del horno.
  10. Quitamos el trapo, hacemos los cortes a las piezas y metemos en el horno, vertemos un vaso de agua en el recipiente de metal y ponemos el horno con calor SOLO ABAJO durante 15 min.
  11. Sacamos el recipiente de metal, PONEMOS CALOR ARRIBA Y ABAJO , bajamos la temperatura del horno a 200ºC arriba y abajo durante 20-25 min. más 
  12. Dejar enfriar en rejilla.






lunes, 1 de octubre de 2018

GALLETAS RELLENAS DE NUECES (HAMANTASCHEN) SIN GLUTEN

Aunque no lo parezca, aunque las temperaturas del verano sigan ancladas a nuestras vidas, aunque el termómetro siga sin descender, sí, ya es otoño, al menos eso es lo que dice el calendario.

Es tiempo para los frutos secos, momento de redirigir nuestros Deseos sin Gluten hacia productos estacionales, hacia los ingredientes que da la tierra en esta preciosa estación de colores tostados y ocres.
Hace poco descubrí en un libro de cocina internacional las orejas de Hamán, una receta judía de larga tradición. Tenía que crear nuestra versión sin gluten. Picado de nueces bañadas en sirope de agave con ralladura de naranja atrapadas por una masa... Sabía que esa combinación, que ha traspasado siglos y culturas, no podía decepcionar a nadie... Y no me equivocaba.




Ingredientes:

* Para la masa:

  • 100 g de mantequilla
  • 200 g de Mix C Schär
  • 80 g de harina de arroz
  • 50 g de azúcar moreno
  • 1 naranja
  • 1 cucharada sopera de azúcar vainillado
  • 7 g de levadura postres
  • 1 huevo
  • Pizca de sal
* Para el relleno:
  • 100 g de nueces peladas
  • 2 cucharadas soperas de sirope de ágave



Procedimiento:
  1. Rallamos la piel de la naranja y exprimir el zumo de una mitad. Apartamos
  2. En una sartén pequeña, derretimos la mantequilla a fuego muy suave. (sin llegar a calentar)
  3. En un bol amplio, ponemos las harinas, la levadura, sal, azúcar moreno y azúcar vainillado y la mitad de la ralladura de la naranja. Mezclamos bien y hacemos un hueco en el centro.
  4. Incorporamos el huevo en el centro y añadir sin dejar de remover, la mantequilla fundida y el zumo de naranja que tenemos reservado. Amasar hasta conseguir una masa lisa y homogénea. (Añadir un poco de más harina si fuese necesario, debe ser una masa manejable) Dejamos reposar tapada en el frigorífico 1 hora.
  5. Precalentamos el horno a 200ºC arriba y abajo.
  6. Mientras preparamos el relleno: machacamos las nueces en un mortero. Mezclamos en un recipiente con el sirope y el resto de la ralladura de naranja.
  7. Estiramos la masa en la mesa de trabajo con rodillo entre dos papeles de hornear para que sea más fácil manejarla.
  8. Forramos una bandeja de horno con papel de hornear.
  9. Con un aro de emplatar o cortador de galletas, sacamos círculos de masa, colocamos una cucharadita de relleno en el centro y doblamos para que formen tres picos. Así con toda la masa.
  10. Colocamos nuestras galletas en la bandeja del horno y dejamos cocer durante 15 min. o hasta que estén dorados.


* Nota: Podemos pintarlos con huevo batido o con un poco de nata mezclada con una cucharadita de azúcar.