Un blog dedicado a mi hijo...


miércoles, 30 de noviembre de 2016

MUFFINS DE CHOCOLATE CON CREMA DE CAFÉ SIN GLUTEN

Todos soñamos con crecer, con superarnos, con evolucionar para mejorar… al igual que toda magdalena sueña con ser un muffin…

La primera vez que los probamos en casa nos dimos cuenta de que no estábamos ante una magdalena convencional. Mantienen la forma de champiñón, sí, pero el cambio de ingredientes en la masa, las diferentes posibilidades en los rellenos y la presentación en las preciosas cápsulas donde se hornean, hacen del muffin una experiencia sensorial muy distinta a la de su antepasado. Sin duda, es otra cosa mucho mejor, más allá de su halo de marketing y empaquetado “cool”.

Hoy, con este Deseo Sin Gluten, los amantes del café están de suerte… Café y magdalena juntos en un mismo bocado, ya os lo decía antes, simple evolución.



Ingredientes:

* Para el relleno:

  • 100 g de queso crema
  • 30 g de azúcar glass
  • 20 g de chocolate con leche rallado
  • 2 cucharadas soperas de café expreso ó unas gotas de aroma de café.



* Para los muffins:
  • 200 g de harina de arroz
  • 60 g de preparado panificable Farmo. (Podéis sustituirla por otras harinas sin gluten)
  • 20 g de cacao puro en polvo
  • 50 g de chocolate con leche rallado
  • 2 cucharadas pequeñas de levadura postres
  • 1 cucharada pequeña de bicarbonato
  • 1 huevo M
  • 60 g de aceite de oliva
  • 280 ml de leche
  • 120 g de azúcar


Procedimiento:
  1. Precalentamos el horno a 180ºC arriba y abajo
  2. Para hacer el relleno; En un bol, mezclamos el queso crema, el azúcar glass, el chocolate rallado y el café ó aroma, bien batido con varilla manual hasta conseguir una crema homogénea y reservamos.
  3. Para la masa de muffins; En un bol grande mezclamos las harinas, el cacao, el chocolate rallado, la levadura y el bicarbonato.
  4. Aparte, en otro bol, batimos con varilla manual, el huevo con el azúcar, el aceite y la leche, que quede bien mezclado y se lo incorporamos a la mezcla de harinas y remover hasta que esté todo bien integrado.
  5. Preparamos los moldes de muffins o magdalenas en la bandeja del horno.
  6. Repartimos un poco de masa en los moldes. Añadimos una cucharada de crema de café encima de cada una y recubrimos con el resto de la masa.
  7. Metemos los muffins en el horno precalentado a 180ºC arriba y abajo y cocemos durante 20-25 min.
  8. Dejar enfriar y a disfrutarlos!





jueves, 24 de noviembre de 2016

MOUSSE DE FRESA Y FRAMBUESAS SIN GLUTEN

A poco que indaguéis en el contenido de este blog, si escribís la palabra "Mousse" en su buscador, os daréis cuenta de que este tipo de recetas ocupa un lugar destacado entre los Deseos Sin Gluten favoritos de mi familia.

Nos encanta la textura suave de esta elaboración francesa que consiste en montar claras de huevo o hacer una crema a partir de la leche hasta conseguir esponjosidad, porque esa es la palabra clave, a pesar de la aparente consistencia, esponjosidad…

En casa hemos probado numerosos tipos mousse, dulces y saladas, y su textura nunca decepciona, pero dejando a un lado la insuperable mousse de chocolate, la mousse entre las mousses, en segunda posición yo ubicaría cualquiera con un punto de acidez.

La mousse de limón, de naranja, la mezcla de lo dulce con lo cítrico… qué os voy a contar que ya no sepáis… Hoy, siguiendo esta tendencia de la mezcla dulce y ácida, os presento una esponjosa mousse de frutos rojos.

 

Ingredientes:

  • 450 g de fresas congeladas
  • 300 g de frambuesas congeladas
  • 7 hojas de gelatina
  • 95 g de azúcar morena
  • 1 cucharada sopera de azúcar vainillado
  • Pizca de sal
  • 200 ml de nata para montar
  • 2 claras de huevo


Procedimiento:
  1. Ponemos las frutas congeladas en un cazo junto con el azúcar moreno, cocemos a fuego lento hasta que se forme un puré. Pasamos por un colador, ayudándonos del reverso de una cuchara, para sacar toda la pulpa y que las semillas se queden en el colador. 
  2. Volvemos a poner el puré ya colado en el cazo y ponemos a calentar. Aparte, hidratamos la gelatina en agua fría y se la incorporamos al puré, mezclando hasta que se disuelvan totalmente. Dejamos enfriar.
  3. Mientras, montamos la nata a punto de nieve y se la añadimos al puré ya frío, con movimientos envolventes para que no se baje.
  4. Montamos las claras a punto de nieve con el azúcar vainillado, una pizca de sal y se la incorporamos a la crema con cuidado y con movimientos envolventes.
  5. Preparamos los moldes que vayamos a usar untados con aceite de girasol para que sea más fácil el desmoldado. Meter en el frigorífico mínimo 2 horas, hasta que la gelatina se cuaje.
  6. Desmoldamos con cuidado, decoramos con un poco de nata montada y un par de fresas y frambuesas. 



martes, 15 de noviembre de 2016

BUNDT CAKE DE PISTACHOS Y PIÑONES SIN GLUTEN

Hoy, 15 de Noviembre, se celebra el día Internacional del Bundt Cake. ¿No creéis que para que un bizcocho tenga un día propio debe ser por algo? Hay incluso quién se atreve a decir de ellos que son "el bizcocho perfecto" ... y las que lo hemos probado, entendemos perfectamente tan generosas afirmaciones.

Entonces, hoy era el día adecuado para recurrir a mi molde Bundt favorito, pensar en una receta a la altura - el sabor de los pistachos y los piñones sin duda me ayudarían- y ponerse manos a la obra para conseguir un nuevo Deseo Sin Gluten tipo Bundt, ¿por qué no decirlo?, prácticamente "perfecto".

Nota: He aquí un bizcocho con molde americano adornado con mi juego de boquillas rusas favoritas... Esto si que es globalización.


Ingredientes:

  • 120 g de harina de arroz
  • 100 g de almendras molidas
  • 100 g de pistachos pelados y molidos
  • 5 huevos L
  • 190 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar
  • Pizca de sal
  • 50 g de piñones
  • 1/2 sobre de levadura química
  • 200 ml de buttermilch
  • Aroma de vainilla o semillas de vaina de vainilla.
Procedimiento:
  1. Primero hacemos el buttermilch casero, yo he usado leche evaporada con una cucharada sopera de zumo de limón, dejamos reposar unos 5 min y lista para usar.
  2. Precalentamos el horno a 180ºC arriba y abajo.
  3. En un bol grande batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y la pizca de sal hasta que se integre y sea una crema homogénea, después vamos incorporando los huevos uno a uno. Añadiendo el siguiente cuando el anterior esté totalmente integrado.
  4. Mezclamos la almendra y pistachos molidos junto con la harina y levadura. 
  5. Incorporamos la mezcla de harinas en tres veces alternando con el buttermilch hasta acabar con los ingredientes, añadimos los piñones, aromatizamos y mezclamos bien para que sea una crema homogénea.
  6. Vertemos la crema en el molde que hayamos elegido, untado con mantequilla o spray desmoldable, yo he usado el molde Crown Bundt. Damos unos pequeños golpecitos para que se asiente la crema en todos los huecos del molde.
  7. Metemos al horno precalentado a 180ºC arriba y abajo. Una vez dentro del horno bajamos la temperatura a 160ºC arriba y abajo y cocemos durante 1 hora.
  8. Para desmoldar dejamos que se temple el bizcocho dentro del molde durante 10 min. Giramos el  molde en un plato y sacamos el bizcocho.
  9. Dejamos enfriar del todo en rejilla y decoramos a gusto. Yo le he puesto unas rosas con boquillas Rusas y piñones macerados en licor de  moras para que cogieran ese bonito color.






jueves, 10 de noviembre de 2016

BOMBONES DE MAZAPAN SURTIDOS SIN LÁCTEOS, SIN HUEVO Y SIN GLUTEN

Se acerca la Navidad, se ve y se huele en los supermercados. Todavía queda tiempo para ir haciendo acopio de las que serán las recetas que nos acompañarán esos días, de experimentar y elegir los Deseos Sin Gluten que endulzarán nuestras opulentas mesas.

Turrones, polvorones, alfajores y mazapán, porque nada sabe tanto a Navidad como un bocado de mazapán... Esta vez, presentados como pequeños bombones de formas diversas pensados para regalar, diferentes, para que cada cual busque entre ellos hasta dar con su particular Deseo.

Bombones de mazapán Sin Gluten, ¿qué mas se puede pedir a la Navidad?, y ¿qué menos?


Ingredientes:

* Para el mazapán:

  • 150 g de almendra molida
  • 100 g de avellanas tostadas y molidas
  • 120 g de azúcar glass
  • 40 ml de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón

* Para los bombones:
  • 1 cucharada sopera de cacao puro en polvo
  • 1 cucharada sopera de licor, ron o lo que más nos guste (Opcional)
  • 50 g de avellanas tostadas enteras
  • 100 g de pistachos pelados

* Para la glasa os pongo 2 opciones:
  1. Mezclar 100 g de azúcar glass con 1 cucharada de zumo de naranja o limón y pintar los bombones como hice en Empanadillas rellenas de membrillo sin gluten
  2. Mezclar 100 g de azúcar glass con 1 clara de huevo, añadir unas gotas de distintos aromas y colorantes, pintar los bombones y meter en el horno a 50º C durante 10-12 min.



Procedimiento:

  1. Para hacer el mazapán, en un cazo ponemos a calentar el agua con el azúcar hasta que se haga un almíbar ligero, añadimos el limón, mezclamos bien y dejamos enfriar un poco. Incorporamos la almendra junto con avellanas molidas y mezclamos bien para que queden integrados. Tapamos con film y dejamos enfriar del todo en el frigorífico.
  2. Para hacer bombones de chocolate: Mezclamos 100 g de mazapán con el cacao puro en polvo y el licor; sacamos 10 bolitas, metemos una avellana en el interior y colocamos otra encima.
  3. Para hacerlos de pistachos: Hacemos bolitas con otros 100 g de mazapán, colocamos un pistacho en el interior de cada bolita. Trituramos el resto de pistachos y rebozar cada bombón.
  4. Para hacerlos glaseados, cogemos el resto de masa de mazapán, estiramos y le damos otra forma diferente a los bombones, pintamos con la glasa que hayáis elegido, decoramos y secamos en el horno si habéis usado la glasa con clara de huevo. (Yo dividí la glasa en 3 y aromaticé con cereza, menta y caramelo con una pizca de colorante rojo, verde y marrón, decoré con perlas de plata y metí en el horno durante 12 min.) Para la glasa simple, sólo es mezclar el azúcar con el zumo de limón o la naranja, pintar y dejar secar a temperatura ambiente.



Nota: Para el glaseado con clara de huevo, decorarlos antes de secar en el horno. 

          Podéis hacer vuestro propio surtido con los frutos secos que más os gusten...!


jueves, 27 de octubre de 2016

CANNOLIS SIN GLUTEN

La receta de hoy bien podría entenderse como un homenaje a ese país, Italia, referente en el mundo Sin Gluten. Los cannolis, esos tubos huecos de masa frita rellenos de queso ricota típicos de Sicilia, son uno de los postres italianos más mundialmente conocidos, el cine y la TV han tenido mucho que ver en ello.

Aunque quizá ese sea su nombre originario, yo recuerdo este dulce como un producto típico asociado a festividades concretas en nuestro país. Para mí siempre fueron “cañas fritas”, a menudo rellenas de crema pastelera. Sin embargo, más allá del nombre utilizado en cada país, lo que es indudable es que, bien sea por su sabor, por su sencillez o por ambas cosas, cuando una receta trasciende fronteras, siempre, siempre, debe ser por algo… Y tenía que averiguarlo…

Ahora los cannolis ya son, además, uno de nuestros Deseos Sin Gluten. Bon Appetit!


Ingredientes:

* Para la masa:
  • 100 g de preparado panificable Belbake
  • 50 g de Mix B Schär
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 huevo L
  • 30 g de mantequilla blanda
  • 35 ml de vino dulce
  • pizca de sal
  • 1 cucharada pequeña de especias molidas ( canela, clavo de olor, nuez moscada, cardamomo...)
  • Aceite de girasol para freir
  • 1 clara de huevo para sellar los cannolis
* Para el relleno:
  • 500 g de queso batido 0% grasa
  • 200 g de queso crema
  • 80 g de azúcar glass
  • Chocolate con leche rallado
  • Aroma de vainilla (Opcional)



Procedimiento:
  1. Primero preparamos el relleno, para ello, ponemos una gasa limpia en un escurridor y vertemos el queso batido, tapamos con la gasa, colocamos peso encima, metemos en el frigorífico y dejamos escurrir todo el suero. (Yo lo hice de un día para otro). En un bol mezclamos el queso batido ya escurrido con el queso crema, el azúcar, el aroma y el chocolate rallado hasta que nos quede una crema homogénea. Reservamos en el frigorífico.
  2. Para hacer la masa, en un bol batimos con unas varillas manuales, la mantequilla con el azúcar, añadimos el huevo, la sal y mezclamos, incorporamos el vino, las especias, las harinas y amasamos hasta conseguir una masa que no se nos pegue a las manos. (añadir un poco de más harina si fuera necesario) Tapamos con film y dejamos reposar en el frigorífico 1 hora.
  3. Extendemos la masa bien finita en la mesa de trabajo espolvoreada con harina, (yo la estiré entre dos papeles de horno) cortamos cuadrados de 9 cm de lado con toda la masa.
  4. En un cazo ponemos a calentar el aceite de girasol, mientras coge temperatura, enrollamos los cuadrados de masa en los moldes de cannolis, sellando muy bien los extremos con la clara de huevo. Freímos en el aceite caliente con cuidado de que no se quemen, es una masa que se fríe muy rápida. Dejamos escurrir los cannolis en papel de cocina, cuando estén un poco fríos, deslizamos con cuidado el cannoli del molde y repetimos con el resto de los cuadrados de masa.
  5. Cogemos el relleno que tenemos reservado en el frigorífico, lo metemos en una manga pastelera con boquilla rizada, yo la 1M, y vamos rellenando nuestros cannolis ya fríos. Espolvorear con azúcar glass y... A DISFRUTARLOS...! 



miércoles, 19 de octubre de 2016

FLOR DE PAN CON QUESO CAMEMBERT SIN GLUTEN PASO A PASO

A todos aquellos que vienen a este blog buscando ideas dulces que llevarse a la boca, hoy les llamará la atención el Deseo Sin Gluten que presento. Sin embargo, los que visitáis este sitio desde hace años, sabréis que el pan es una de esas excepciones a las que siempre vuelvo, como si de un deber se tratase. Creo que todo blog sin gluten, sea de la temática que sea, debería hacer su particular homenaje a este alimento milenario en tantas culturas.

Hoy, además, en pro del pleno disfrute, permitidme daos un consejo: aunque solo sea por una vez, abandonad los modales, lo políticamente correcto, los cubiertos, porque disfrutar plenamente de este tipo de pan implica comer con las manos, pellizcar y hundir trocitos en el centro de queso, una vez y otra, hasta que uno de los 2 ingredientes, pan o queso, desaparezca.

Tras ver a mis chicos disfrutando frente a esta flor de pan Sin Gluten y queso, tenía que daos este consejo. Hay experiencias que solo se viven de una manera ...

Nota: con las manos limpias, a los niños también se les permite chuparse los dedos.



Ingredientes:

  • 200 g de preparado panificable Farmo (bolsa naranja)
  • 70 g de harina de arroz 
  • 30 g de harina de teff
  • 300 ml de agua
  • 7 g de levadura seca de pan
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada sopera de miel
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 1 queso Camembert de 250g.





Procedimiento:
  1. Mezclamos las harinas y tamizamos. Reservamos
  2. Templamos el agua, añadimos la miel, la levadura y 2 cucharadas soperas de la mezcla de harinas, mezclamos bien y dejamos reposar unos 10 min. hasta que espume.
  3. En la cubeta de la panificadora incorporamos la levadura espumada, el aceite de oliva, el resto de la mezcla de harina y la sal. Pulsar programa de amasado y levado, el mío es el 8 y dura 1:30 min.
  4. Con la mesa espolvoreada con harina de arroz, desgasificamos, dividimos la masa en 6 partes iguales y hacemos 6 bolas.
  5. Estiramos tres bolas y formamos 3 tortas o bases de unos 20 cm de diámetro, yo usé un plato de postres. Colocamos una encima de la otra untando la de abajo y la del medio con un poco de mantequilla derretida.
  6. Una vez que tengamos las tres bases bien colocadas, con un cuchillo bien afilado, dividimos la masa primero en 4 y luego en 8 partes iguales pero sin llegar a los bordes, como se pueden ver en las fotos. Por último, cortar cada uno de los 8 triángulos con cuidado de no llegar ni al borde ni a las puntas. 
  7. Cogemos cada triángulo y los llevamos hacia afuera de la torta, cortamos la punta del triángulo y giramos cada parte una hacia la derecha y otra hacia la izquierda y sellamos las puntas. 
  8. Aparte, estiramos 2 bolas y formamos dos tortas o bases un poco más pequeñas que las anteriores. Colocamos una en el hueco de la flor, untamos con un poco de mantequilla derretida y ponemos la otra encima.Volvemos a dividir la masa en 8 partes iguales, pero teniendo en cuenta que el triángulo no caiga sobre el anterior. 
  9. Por último, estiramos la bola que nos queda, formamos una torta o base, dividimos en 4 y envolvemos el queso Camembert. Colocamos el queso envuelto en el centro de la flor, tapamos y dejamos reposar en sitio templado más o menos 1 hora, hasta que doble el volumen. (Yo encendí el horno a 40ºC arriba y abajo durante 5 min. apagé y dejé levar más o menos 1 hora).
  10. Sacamos nuestra flor de pan mientras se precalienta en horno.
  11.  Precalentamos el horno a 200ºC arriba y abajo y cocemos durante 30-35 min.
  12. Servir caliente.



miércoles, 12 de octubre de 2016

BROWNIE RELLENO DE CREMA DE QUESO Y NUECES SIN GLUTEN


Día festivo y lluvioso... ¿qué más se puede pedir para meterse en la cocina a la búsqueda de un nuevo Deseo Sin Gluten? Con el comercio cerrado y el campo mojado, parece que las alternativas de ocio están dentro de casa. Simplemente perfecto...

Hace unas semanas probé un brownie en una conocida franquicia. Estaba bueno, pero sabía que no era difícil conseguir alguna variante mejorada. Hoy decidí ponerme con ello: añadí capas de queso, nueces y mucho cariño, el ingrediente secreto, siempre imprescindible...

Mis chicos dicen que lo he conseguido... Os aseguro que esta versión del brownie Sin Gluten no os dejará indiferentes. Estamos ante una receta digna de un día de celebración.



 Ingredientes:

* Para el bizcocho:
  • 2 huevos L
  • 100 g de mantequilla
  • 180 g de azúcar blanca
  • 15 g de cacao puro en polvo
  • 50 g de almendras molidas
  • 50 g de harina de arroz
  • 50 g de nueces troceadas
* Para el relleno:
  • 200 g de queso crema 
  • Aroma de vainilla (opcional)
  • 30 g de azúcar vainillado
* Para la cobertura de chocolate:
  • 100 g de azúcar glass
  • 50 g de mantequilla
  • 10 ml de leche
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo
  • Mitades de nueces para decorar.


 

 Procedimiento:
  1. Precalentamos el horno a 180º C arriba y abajo.
  2. Empezamos con el relleno, en un bol mezclamos la crema de queso con el azúcar y la esencia de vainilla hasta que quede homogénea. Reservamos.
  3. Aparte, en un bol grande, montamos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen.
  4. En un cazo, derretimos la mantequilla con el cacao el polvo a fuego muy bajo hasta que nos quede una crema homogénea y bien mezclada y se la incorporamos a los huevos ya batidos.
  5. Añadimos la harina de arroz, la almendra molida, las nueces troceadas y mezclamos hasta que se integre. 
  6. Engrasamos un molde cuadrado de 20 cm de lado y forramos la base con papel de hornear.
  7. Vertemos la mitad de la masa de chocolate en la base y alisamos la superficie. Con cuidado incorporamos la crema de queso que teníamos reservada bien extendida y cubrimos con el resto de crema de chocolate alisando bien la superficie.
  8. Metemos al horno precalentado a 180ºC arriba y abajo durante 35-40 min. Dejamos que se enfríe en el molde.
  9. Para hacer la cobertura, derretimos la mantequilla con la leche, añadimos el azúcar glass y el cacao puro en polvo, mezclamos bien y la extendemos sobre nuestro Brownie y decoramos con las mitades de nueces. Dejamos que cuaje la cobertura y dividimos en porciones. A Disfrutarlos!



jueves, 6 de octubre de 2016

TRIÁNGULOS DE CREMA Y CHOCOLATE SIN GLUTEN

Eso es lo que tienen las grandes ferias, que una puede encontrar de todo, que entre tan variada oferta es muy probable descubrir una sorpresa, algo nuevo que no conocías o tan antiguo que ya no recordabas… 
Cuando el pasado fin de semana, en la Feria de Zafra, mi pequeño se paró sorprendido frente a un puesto de llamativos y suculentos dulces, me sorprendió encontrar entre ellos aquellos enormes triángulos de chocolate y crema pastelera que formaron parte de mi infancia. 
Tengo tantos buenos recuerdos asociados a ese dulce que no podía dejarlo pasar… Y en aquel momento, casi mágico, en el que nuestras papilas salivaban sobreestimuladas por los sentidos, le abracé fuerte y, mientras le besaba, le consolé prometiéndole que ese dulce también estaría entre sus Deseos Sin Gluten... Y ya lo veis, soy incapaz de incumplir mis promesas.


Ingredientes:

* Para la masa:
  • 300 g de Preparado panificable Belbake
  • 100 g harina de arroz
  • 30 g de harina de teff
  • 70 g de Mix B Schär
  • 450 ml de leche
  • 80 g de azúcar 
  • 1 cucharada de azúcar vainillado
  • 7 g de levadura seca de panadería
  • 10 g de sal
  • 65 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo
* Para el relleno:
  • 500 leche
  • 40 g de Maicena
  • 1 huevo
  • 2 yemas
  • 120 g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla o aroma de vainilla
* Para la cobertura:
  • 300 g de chocolate con leche
  • 50 g de chocolate blanco



 Procedimiento:

  1. Para hacer la masa, templamos la leche, aparte mezclamos y tamizamos las harinas. En la cubeta de la panificadora, vertemos la leche templada, las harinas, la levadura, la sal, la mantequilla, el huevo un poco batido y el azúcar. Programar amasado y levado, el mío es el 8, dura 1:30 min.
  2. Cuando termine el programa vertemos la masa, que es un poco pegajosa, en un bol grande, tapamos y dejamos reposar la masa en el frigorífico un par de horas, (yo la tuve 3 horas, pero  podéis dejarla toda la noche.)
  3. Mientras nos ponemos con la crema pastelera, en un cazo, vertemos los ingredientes del relleno y sin dejar de remover con unas varillas cocemos hasta que espese. Retiramos la vaina de vainilla y reservamos tapada con film para que no cree costra. Dejamos enfriar.
  4. Volvemos a la masa, en la mesa de trabajo un poco aceitada, amasamos un poco y dividimos en tres partes más o menos iguales. Boleamos, aplastamos para hacer tres tortas de unos 20 cm de diámetro y 1 dedo de grosor. ( Es una masa un poco pegajosa, pero se maneja muy bien con las manos aceitadas) Tapamos y dejamos levar hasta que doble el volumen, entre hora y media y dos horas, dependiendo de la temperatura ambiental.
  5. Precalentamos el horno a 200ºC arriba y abajo
  6. Metemos las tortas en el horno, bajamos la temperatura a 180ºC arriba y abajo y cocemos durante 15-20 min o hasta que estén doradas. Dejamos enfriar en rejilla.
  7. Abrimos por la mitad cada torta, rellenamos de crema pastelera y dividimos en 6 cuñas iguales.
  8. Derretimos el chocolate con leche al baño María, cubrimos primero los laterales de cada cuña y dejamos escurrir en una rejilla, (poniendo debajo papel de hornear, para no manchar y poder reutilizar el chocolate vertido.) Metemos en el frigorífico para que solidifique un poco y finalmente cubrimos de chocolate lo que queda de cada triángulo con una cuchara.
  9. Para decorar, derretimos el chocolate blanco y hacemos líneas en zig-zag con una cuchara en forma de hilo a todos los triángulos. Dejamos que solidifique y listos para disfrutarlos...



viernes, 30 de septiembre de 2016

TRENZA BRIOCHE DE REMOLACHA RELLENA SIN GLUTEN

Todos tenemos un bocado ideal, uno más placentero, ese que nos hace cerrar los ojos e inspirar hondo para, por un instante, permanecer ahí, soñando, en un intento fugaz de parar el tiempo...

Mis bocados ideales son blandos, esponjosos, de esos donde los dientes se hunden con facilidad, sin resistencia, de los que manchan los labios, mientras se liberan suaves y dulces olores. Una trenza brioche en la que he usado remolacha cocida y rellenada de nata es uno de esos Deseos Sin Gluten que prometen bocados ideales. Ya os contaré cuando despierte...


Ingredientes:

* Para la masa:
  • 300 ml de leche
  • 180 g de remolacha cocida hecha puré
  • 50 g de mantequilla derretida 
  • 80 g de azúcar 
  • 300 g de Preparado panificable Belbake
  • 100 g de Mix B Schär
  • 70 g de harina de arroz
  • 30 g de harina de teff
  • 1/2 cucharadita pequeña de sal
  • 1 cucharadita pequeña de canela en polvo
  • 1 huevo batido
  • 8 g de psyllium
  • 8 g de levadura seca de panadería
  • Pizca de bicarbonato
  • 1 cucharadita pequeña de levadura postres
* Para el relleno:
  • 300 ml de nata para montar
  • 2 cucharadas de queso crema
  • 4 cucharadas soperas de azúcar glass más un poco para espolvorear.

  
Procedimiento:

  1. Es importante tener todos los ingredientes a temperatura ambiente.
  2. Hacemos el puré de remolacha cocida con un poco de agua, para que nos sea más fácil triturarla, pesamos 180 g y reservamos.
  3. En un bol grande mezclamos las harinas, psyllium, levadura de postres, levadura de panadería, bicarbonato, canela y la sal.
  4. Aparte templamos la leche junto con el puré de remolacha.
  5. En la cubeta de la panificadora vertemos la leche templada con el puré, las harinas tamizadas, el azúcar y el huevo batido. Pulsar programa de amasado y levado (el mío es el 8 que dura 1 hora y media, media de amasado y 1 hora de levado)
  6. A los 5-7 min de amasado incorporamos la mantequilla derretida y dejar que termine el programa.
  7. Sacamos la masa de la cubeta, amasamos un poco en la mesa de trabajo untada con aceite y nuestras manos también.
  8. Dividimos la masa en 2 partes, con una parte hice la trenza y con la otra bollitos, se maneja muy bien la masa con las manos humedecidas en agua ( Podéis hacer dos trenzas, bollos o lo que os guste más) Una vez tengamos formadas las piezas, tapamos y dejamos levar hasta que doble el volumen, más o menos 1 hora.
  9. Precalentamos el horno a 200ºC arriba y abajo
  10. Pintamos con yema de huevo, metemos la trenza o los bollos en el horno precalentado y cocemos durante 20-25 min. o hasta que estén dorados.
  11. Dejamos enfriar en rejilla.
  12. Montamos la nata muy fría junto con el queso crema y el azúcar glass, rellenamos nuestra trenza y espolvoreamos con azúcar glass.


jueves, 22 de septiembre de 2016

FLOTATINA DE CREMA DE QUESO Y CHOCOLATE SIN GLUTEN

Tengo que reconocerlo, hoy estoy especialmente contenta con el resultado de este Deseo Sin Gluten. Por alguna razón incomprensible, acostumbramos a manifestar más aquello de la vida que no nos gusta, instaurados en la queja continua como si eso fuera lo normal. Sin embargo, creo que es mucho más sano manifestar abiertamente a los otros que estamos contentos, a mí, hacerlo siempre me llena de energía positiva.

La Flotatina, una curiosa elaboración cuya técnica tenía que probar y un precioso, nuevo y reluciente molde en mi cocina, cortesía de mi marido por mi cumpleaños, eran la combinación perfecta para conseguir algo con lo que sentirme contenta. ¿No os parece que tenía poderosas razones para estarlo?



Ingredientes:


* Para la parte blanca:

  • 400 ml de leche condensada
  • 400 ml de leche evaporada
  • 400 ml de nata para montar
  • 200 g de queso crema
  • 250 ml de agua 
  • 40 g de gelatina neutra

* Para la parte de chocolate:
  • 400 ml de leche evaporada
  • 200 g de queso crema
  • 180 g de chocolate en polvo Caoflor
  • 150 g de azúcar
  • 125 ml de agua
  • 40 g de gelatina neutra




Procedimiento:

  1. Primero untamos muy bien el molde que vayamos a usar con un poco de aceite de girasol, para que sea más fácil el desmoldado. Apartamos.
  2. Empezamos haciendo la parte blanca, para ello, ponemos a hidratar la gelatina neutra en agua fría durante unos minutos y a calentar los 250 ml de agua en un cazo. Cuando estén hidratadas, escurrimos y derretimos en el agua caliente hasta que se disuelva por completo y apartamos.
  3. En el vaso de la batidora ponemos el queso, la nata, la leche evaporada y la leche condensada y batimos hasta que esté bien mezclado, a continuación, incorporamos la gelatina y volvemos a batir hasta que esté todo bien integrado. Vertemos la mezcla en el molde y metemos en el frigorífico hasta que endurezca. (más o menos 2 horas)
  4. Cuando la parte blanca esté completamente cuajada, nos ponemos con la parte de chocolate, para ello, ponemos a hidratar la gelatina en agua fría durante unos minutos. Aparte, en un cazo calentamos el agua, la leche evaporada, el queso, el azúcar y el cacao Caoflor removemos con las varillas para que nos quede una crema homogénea. Apartamos del fuego antes de que hierva, incorporamos la gelatina hidratada y escurrida y mezclamos hasta que se derrita por completo.
  5. Con mucho cuidado, despegamos la parte blanca del molde y por los bordes vamos rellenando con la crema de chocolate, nos podemos ayudar de una lengua de silicona para que nos sea más cómodo. El truco es que tiene que "Flotar" la parte blanca en la de chocolate. Volvemos a meter en el frigorífico hasta que cuaje totalmente.
  6. Desmoldar con cuidado y servir fresquita.