Un blog dedicado a mi hijo...


jueves, 19 de julio de 2018

BARRA HELADA DE CHOCOLATE, CAFÉ Y NARANJA SIN GLUTEN

Adaptación, todo es cuestión de adaptación… Que hace calor, una cierra temporada de horno y empieza a hacer hueco en el congelador, cosa que no siempre es fácil… Pero nada, con un poco de Tetris, ya tenemos el espacio reservado, listo para esperar un Deseo Sin Gluten “de temporada”.

Chocolate, café y naranja, la combinación de sabores no puede fallar en esta barra de helado pensada para combatir las temperaturas que nos acechan. Ahora sí, ya puede venir todo el calor que quiera… ;-)


Ingredientes:
  • 500 ml de nata
  • 120 g de azúcar
  • 5 yemas de huevos L
  • 40 g de chocolate fondant
  • 100 ml de zumo de naranja
  • Piel rallada de 2 naranjas
  • 1 cucharada pequeña de café soluble
  • 1 cucharada de leche
* Para el helado de chocolate:
  • 500 ml de leche
  • 4 yemas de huevo L
  • 120 g de azúcar
  • 100 g de chocolate fondant
  • 1 vaina de vainilla

 Procedimiento:

  1. Primero preparamos el helado de chocolate. Troceamos el chocolate. En un cazo, hervimos la leche con la vaina de vainilla. Aparte, en un cuenco, batimos las yemas de huevo junto con el azúcar con unas varillas manuales, hasta conseguir una mezcla homogénea, vertemos la leche caliente en forma de hilo a través de un colador y poco a poco sin dejar de remover. Volvemos a meter la crema en el cazo y dejamos cocer a fuego suave hasta que la crema espese, pero sin llegar a hervir. Retiramos el cazo del fuego, añadimos el chocolate troceado,mezclamos hasta que se disuelva por completo y dejamos enfriar la mezcla. Vertemos la crema en la heladora y programar el tiempo indicado en las instrucciones. Una vez que tengamos el helado de chocolate hecho, cubrimos los laterales más largos del molde, yo usé uno tipo Plum Cake y reservamos en el congelador.
  2. Vertemos el zumo de naranja en un cazo pequeño, llevamos a ebullición hasta reducirlo a la mitad y reservamos. Aparte, disolvemos en una taza, el café soluble con la leche y reservamos. En un cazo pequeño ponemos a hervir 100 ml de agua con el azúcar, durante unos 7-8 min hasta conseguir un almíbar denso y transparente.
  3. En un bol, trabajar las yemas de huevo con la batidora hasta que espumen, y verter poco a poco el almíbar caliente sin dejar de remover.
  4. Dividimos la crema obtenida en tres recipientes. A continuación, troceamos el chocolate fondant, añadirlo en una de las partes y mezclar bien hasta que se disuelva y reservar. Incorporar a la segunda parte de la crema, el zumo reducido y la piel rayada de naranja, mezclar y reservar. Añadir a la tercera parte de la crema, el café disuelto en la leche.
  5. Montamos la nata a punto de nieve, dividirlas en tres partes iguales, incorporar una de ellas a la crema de chocolate, otra a la crema de naranja y la última a la crema de café.
  6. Sacamos el molde del congelador, vertemos la crema de chocolate, nivelamos y congelamos unos 10-15 min. A continuación sacamos el molde y vertemos la crema de café y volvemos a nivelar y metemos en el congelador otros 10-15min. repetimos la misma operación con la crema de naranja y conservamos el molde en el congelador durante al menos 3 horas.
  7. Sacamos el molde del congelador, desmoldamos y colocamos en una bandeja de servir y decoramos con virutas de chocolate blanco y con leche.


miércoles, 4 de julio de 2018

PASTEL DE ALMENDRA Y COCO SIN GLUTEN

Nunca os lo había dicho antes, pero lo que hoy os cuento es algo que siento de verdad, algo que hace años que me anima a seguir con este proyecto adelante: esto de publicar recetas en un blog tiene una doble satisfacción.

Por un lado está la parte de la cocina: el investigar, el descubrir, el ensayo y error hasta dar con la tecla, el aprendizaje que todo proceso lleva consigo… Esta es la parte que más disfruto, al fin y al cabo, tiene que existir una motivación verdadera para que cualquier causa, llevada a cabo de manera voluntaria, se mantenga viva.

Por otro lado está la parte de la publicación en el blog: la redacción de la receta, la elección de una decoración, la luz y la fotografía, la maquetación y la publicación en las redes sociales… Esta es la parte que mas me enorgullece. Mucha gente disfruta cocinando, tienen la cocina como parte de sus hobbies, pero dar el paso a publicar lo que aprendes, compartir de manera desinteresada el conocimiento que día a día adquieres, regalar tu tiempo a una causa, a los otros, es sin duda lo que da sentido a todo el trabajo invertido.

Ahora, y como no podía ser de otra forma, aquí os dejo otro de esos Deseos Sin Gluten con la intención de que mi tiempo, os sirva de ayuda. ¡Bon apetite!




Ingredientes:

* Para el bizcocho:
  • 4 huevos L
  • Pizca de sal
  • 100 g de azúcar moreno de caña o panela
  • 60 g de almendra molida
  • 40 g de coco rallado
  • 2 cucharadas soperas de harina de arroz
  • 50 g de almendras fileteadas

* Para el relleno: 
  • 100 g de chocolate negro
  • 15 g de mantequilla
  • 300 g de nata para montar
  • Azúcar glass para espolvorear



 Procedimiento:
  1. Precalentamos el horno a 180ºC arriba y abajo. Engrasamos 3 moldes de 20 cm y forramos la base con papel de hornear.
  2. Para hacer los bizcochos: En un bol amplio, batimos los huevos con el azúcar y una pizca de sal, hasta que doble el volumen y blanqueen, y obtener una crema espumosa, incorporamos la almendra molida, el coco, la harina de arroz y mezclamos hasta conseguir una crema homogénea. Vertemos en los moldes que tenemos preparados. 
  3. Espolvoreamos almendra laminada sobre uno de ellos, y metemos al horno precalentado a 180ºC arriba y abajo durante 15-20 min o hasta que estén dorados. Desmoldamos cuando se enfríen y reservamos.
  4. Para preparar el relleno: derretimos el chocolate con la mantequilla al baño María y dejamos que se entibie. Mientras montamos la nata, la incorporamos al chocolate y mezclamos muy bien.
  5. Colocamos la base de bizcocho en una fuente o plato para servir, cubrimos con el relleno, colocamos la siguiente base, volvemos a rellenar y finalmente colocamos el bizcocho con la almendra laminada. Reservamos en el frigorífico 1 hora para que coja consistencia. Antes de servir, espolvorear con azúcar glass toda la superficie.