Un blog dedicado a mi hijo...


sábado, 4 de agosto de 2018

TARTA HELADA DE ARÁNDANOS CON CHOCOLATE BLANCO SIN GLUTEN


¿Ola de calor? Creo que la Meteorología debería tener términos adecuados para cada situación… porque esto que vivimos ya ha dejado de ser una “ola de calor” para convertirse en un “tsunami de calor”. No sé, pero la palabra “ola” a mi ya se me ha quedado cortita, ¿no creéis?

Pues nada, resignación, como decía en mi último post, solo queda adaptarse. Sombra, cremita, gafas de sol, agua cerca y moral, muuuuucha moral. Pero a la moral siempre hay que ayudarla, alimentarla con Deseos Sin Gluten adecuados para la situación…

Esta tarta helada de arándanos y chocolate blanco es una de esas recetas fresquitas que ayudan a atemperar el cuerpo, elevando los niveles de ánimo necesarios para hacer frente a ese mundo que se cuece ahí fuera.


 Ingredientes:

* Para la base:

  • 150 g de galletas sin gluten trituradas
  • 20 g de mantequilla derretida

* Para el relleno:
  • 275 g de arándanos congelados
  • 275 g de queso 0% materia grasa
  • 5 hojas de gelatina neutra
  • 100 g de chocolate blanco de cobertura
  • 150 g de nata para montar
  • 60 g de azúcar
  • 1 cucharada sopera de azúcar vainillado

* Para la cobertura:
  • 100 g de chocolate blanco de cobertura
  • 50 g de nata líquida



Procedimiento:

  1. Preparamos el molde que vayamos a usar, cubriendo la base con papel de hornear para que el desmoldado sea perfecto. Untamos los bordes con mantequilla y cubrimos también con papel de hornear para que el helado no se quede pegado a los bordes del molde. (El molde que he usado es desmontable de bordes altos y de 20 cm de diámetro)
  2. Nos ponemos con la base de galletas, así que, trituramos las galletas hasta hacerlas polvo, mezclamos con la mantequilla derretida hasta formar una masa, forramos la base del molde y metemos en el frigorífico para que endurezca. Mientras nos ponemos con el relleno.
  3. Sacamos los arándanos congelados un ratito antes para que no estén muy duros a la hora de triturarlos, (Yo los trituré un poco congelados). Los ponemos en un cazo a fuego suave junto con el chocolate blanco, el queso quark, el azúcar y el azúcar vainillado.
  4. Aparte, ponemos a hidratar las hojas de gelatina neutra en agua fría durante 5 min. 
  5. Una vez que el chocolate blanco esté disuelto, incorporamos las hojas de gelatina bien escurridas y mezclamos bien hasta conseguir una crema lisa y homogénea. Vertemos en un bol amplio y dejamos templar. Finalmente, montamos la nata a punto de nieve y se la vamos añadiendo a la crema de arándanos poco a poco y con movimientos envolventes para que no se baje. Rellenamos el molde que tenemos reservado en el frigorífico y metemos en el congelador al menos 4 horas.
  6. Para decorar con la cobertura de chocolate blanco, en un cazo pequeño calentamos la nata, añadimos el chocolate troceado y dejamos que se derrita por completo. Dejamos atemperar un poco, sacamos la tarta del congelador, desmoldamos y cubrimos toda la superficie de la tarta, primero por el borde para que salga esos churretes que quedan tan chulos... ahh! y los rosetones los hice con 100 g de queso crema con 2 cucharadas de azúcar glass, mezclamos bien y metemos en una manga pastelera con boquilla rizada, formamos las rosetas y como guinda de pastel unos arándanos para coronar esta riquísima tarta helada...!




2 comentarios:

Mj Salla dijo...

Hola, una tarta espectacular para empezar y no acabar. Tiene un colorido precioso y el sabor me lo imagino. Besos.

Deseos Sin Gluten dijo...

Hola Mj, cayó de una sentada... rodeada de amigos...! No se podía pedir más en ese momento...!

Muchas gracias por tus comentarios...!

Besotes Yolanda