Un blog dedicado a mi hijo...


viernes, 24 de julio de 2015

HELADO DE YOGUR CON NARANJA CONFITADA SIN GLUTEN

Eso es lo que tiene abrir nuevos caminos, explorar mundos culinarios desconocidos para una, que la curiosidad te puede... Mi marido lo resume en una simple frase: "como te dé por algo..." Y seguro que tiene razón, pero yo soy así, me vuelco con facilidad en lo que me gusta.

Desde que hace unas semanas empezara a experimentar con los helados, no he vuelto a comprarlos en el supermercado. Este verano me he propuesto ampliar esta nueva categoría de nuestros Deseos Sin Gluten para que tengamos un recetario mínimo al que acudir en casos de "emergencia climatológica". Hoy os presento uno de los que más ha gustado en casa, en este caso, un helado de yogur aderezado con el inigualable sabor de la naranja escarchada.


Ingredientes:
  • 100 g de chocolate fondant
  • 250 g de yogur natural 
  • 250 ml de nata para montar
  • 100 g de azúcar
  • 60 g de naranja confitada o escarchada en trocitos.
Procedimiento:
  1. En un cazo vertemos la nata, el azúcar y cocemos hasta que llegue a ebullición para que el azúcar se haya disuelto por completo, removiendo con una cuchara de madera. Dejamos enfriar del todo y metemos en el frigorífico. 
  2. Incorporamos el yogur y mezclamos hasta conseguir una crema homogénea ( Podéis añadir un chorrito de licor de naranja o brandy , yo no le puse para que lo podamos comer todos).
  3. Vertemos la crema en la heladera junto con los trocitos de naranja escarchada y programar la máquina según las instrucciones, ( La mía es antigua y la tuve 2 horas más o menos hasta que el helado quedó mantecado).
  4. Pasamos el helado ya mantecado de la heladera a un recipiente hermético y metemos en el congelador para que endurezca.
  5. Mientras hacemos las cazuelitas de chocolate, envolvemos con papel de aluminio pequeños cuencos de cristal o un molde múltiple de magdalenas por la parte de atrás del molde. 
  6. Fundimos el chocolate al baño María, metemos en una manga pastelera con boquilla redonda fina y hacemos lineas enrejadas sobre el papel de aluminio. Metemos en el frigorífico hasta que endurezca del todo.
  7. Con mucho cuidado quitamos el papel de aluminio de nuestras cazuelitas de chocolate, llenamos con un par de bolas de helado de yogur y servimos decorado con unas rodajas de naranja confitada cortada en cuartos y unas almendras en cubitos.



jueves, 16 de julio de 2015

CESTA DE MELON CONFITADO CON HELADO SIN GLUTEN

Esto ya se ha convertido en una cuestión de supervivencia, de encontrar las maneras de "resistir" a las sucesivas olas de calor que nos acechan, de no cesar en el afán de encontrar Deseos Sin Gluten que nos hagan más llevadera nuestra acalorada existencia.

El de hoy es una mezcla muy fresca, helado con mucha fruta presentado en un atractivo formato familiar - un melón cesta - un apetecible centro de mesa pensado para ser el postre de cualquier comida de verano.

Ya empieza a derretirse, no hay tiempo que perder, unas cucharitas... ¡y a por ello!


Ingredientes:

* Para el helado:
  • 250 ml de nata para montar
  • 230 ml de vino dulce seco
  • 4 yemas de huevo
  • 100 g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla
* Para el melón:
  • 1 melón grande verde
  • 50 g de azúcar
  • Guindas confitadas para decorar
Procedimiento:
  1. Preparamos el helado sabayón, vertemos la nata en un cazo pequeño, añadimos el vino dulce, la vaina de vainilla y llevamos a ebullición. 
  2. Aparte, trabajamos con unas varillas manuales las yemas con el azúcar hasta que queden blanquecinas y espumosas y vamos incorporando poco a poco la mezcla del cazo a través de un colador. Volvemos a verter todo el conjunto en el cazo y cocemos removiendo con una cuchara de madera hasta que la crema vele la cuchara. Dejamos enfriar del todo ( yo lo hice una tarde y lo dejé en el frigorífico hasta el día siguiente)
  3. Metemos la crema en la heladera y programar el aparato según las instrucciones. Hasta que quede el helado mantecado. 
  4. Vertemos el helado en un recipiente hermético y guardamos en el congelador.
  5. Para preparar el melón, lavamos y secamos. Con un cuchillo jamonero cortamos la parte superior dejando en el centro el asa de la cesta, sacamos la pulpa con cuidado con una cuchara.
  6. Cortamos el borde de la cesta en zig-zag y volvemos a vaciar la pulpa y quitamos las pipas. Una vez hecha nuestra cesta de melón lo conservamos en el frigorífico.
  7. De las tajadas que hemos obtenido, sacamos bolas de melón con un sacabolas y las ponemos en una sartén mediana junto con el azúcar y cocemos hasta que caramelice el melón, retiramos del fuego, vertemos en un recipiente y dejamos enfriar del todo.
  8. Para servir nuestra cesta de melón, rellenamos con la pulpa de melón confitado, bolas de helado de sabayón y decoramos con un punto de color con las guindas rojas alternando todos los colores.

viernes, 10 de julio de 2015

SORBETE DE PIÑA Y COCO SIN LÁCTEOS, SIN HUEVO Y SIN GLUTEN

Pues por aquí sigo, como os decía, alejada de los hornos y lo más cerca posible del congelador, la única puerta que, con la que está cayendo, me apetece abrir.
Y cómo ya sabemos que "a grandes males, grandes remedios", a calores tropicales, soluciones culinarias tropicales, y es que ninguna imagen me resulta tan tropical como la de ver una fruta utilizada como vaso para presentar recetas elaboradas a partir de su propia carne.

Hoy me complace presentaos este delicioso sorbete helado de piña y coco, sin duda, un Deseo Sin Gluten "tropical" pensado para vencer a la ola de calor que nos envuelve. ¿Verdad que ahora todo parece más llevadero?


Ingredientes:
  • 1 piña grande
  • 35 g de coco rallado
  • 100 g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 200 ml de agua
Procedimiento:
  1. Lavamos la piña, la secamos, cortamos la parte superior, vaciamos con un cuchillo (reservamos 1 o 2 rodajas de piña para la decoración), troceamos el resto de pulpa y pesamos 250-300 g. 
  2. Batimos con batidora de vaso, de mano o robot de cocina la pulpa de la piña junto con el coco rallado para hacer un puré homogéneo y reservamos en un bol en el frigorífico. Guardar la piña vaciada en el congelador hasta el momento de servir.
  3. Aparte, en un cazo, vertemos los 200 ml de agua con el azúcar y la vaina de vainilla, ponemos a fuego y dejar hervir unos 3-5 min. hasta que se haga un almíbar, añadimos las hojas de gelatina hidratadas en un poco de agua fría, mezclamos bien y dejamos enfriar. (Retiramos la vaina de vainilla)
  4. Mezclamos el almíbar con la pulpa de piña y coco, vertemos en un recipiente con tapa y metemos en el congelador. Cuando haya pasado 1 hora y media, removemos con un tenedor para romper los cristales de hielo y volvemos a meter en el congelador durante otra hora y media, este proceso los hacemos otra vez y dejamos congelar del todo. ( yo lo hice una tarde y lo dejé hasta el día siguiente)
  5. Sacamos el sorbete del congelador, lo metemos en la batidora de vaso y batimos hasta conseguir una textura cremosa y homogénea. Rellenamos la piña vaciada que teníamos reservada en el congelador. Para decorar cortamos las rodajas que teníamos reservadas y colocamos encima del sorbete. Servir

viernes, 3 de julio de 2015

POLOS DE SORBETE DE NARANJA CON COBERTURA DE CHOCOLATE BLANCO SIN GLUTEN

Llevo unos días alejada de los hornos, es lo que tienen las olas de calor, que modifican nuestros hábitos, cambian nuestras rutinas, y es que como casi todo en la vida, es cuestión de adaptarse al medio.

Vivimos días para acercarse al congelador, asomarse en busca de placeres que contrarresten las altas temperaturas ambientales que soportamos, porque todo se lleva mejor si allí te espera un Deseo Sin Gluten fresquito que llevarse a la boca: este polo de sorbete de naranja con cobertura de chocolate blanco se presenta como una deliciosa opción para bajar nuestra temperatura corporal ... y para subir nuestro ánimo espiritual ;-)



Ingredientes:

  • 180g de chocolate blanco
  • 300 ml de zumo de naranja natural
  • 180 ml de agua
  • 60 g de azúcar
  • Ralladura de 1 naranja
  • Zumo y ralladura de 1 limón
  • 3 hojas de gelatina neutra
Procedimiento:
  1. Derretimos el chocolate al baño María y untamos con una brocha los moldes ( yo he usado unos de silicona especial para helados ) y dejamos solidificar en el frigorífico.
  2. Aparte en un cazo, ponemos a calentar el agua, el azúcar, el zumo de limón y las ralladuras de naranja y limón. Removemos los ingredientes a fuego lento hasta que el azúcar se haya disuelto, seguido subimos el fuego y dejamos que hierva. Cuando empiece a hervir apartamos del fuego.
  3. En un bol aparte hidratamos la gelatina neutra en agua fría durante unos minutos, y se la incorporamos escurrida al cazo donde esta la mezcla de zumo de naranja. Mezclamos bien para que se disuelva y vertemos en un recipiente hasta que se temple. Cuando el zumo se haya enfriado, cerramos el recipiente y metemos en el congelador durante 1 hora.
  4. Sacamos el sorbete del congelador y batimos para romper los cristales de hielo. Volvemos a colocar en el recipiente, tapamos y dejamos congelar 1 hora más. Hacemos éste proceso tres veces para que quede la textura ideal.
  5. Finalmente, sacamos el sorbete del congelador, batimos y rellenamos los moldes de helados que teníamos reservados. Colocamos el palito de polo y volvemos a meter en el congelador mínimo 3 horas. 
  6. Desmoldar y a disfrutarlos.
Nota: A los moldes de helados le puse dos capas de chocolate blanco, primero una con cubitos de almendra tostadas, la metí en el congelador para que solidificara unos minutos, después le puse otra capa de chocolate blanco, volví a meter en el congelador y finalmente el sorberte de naranja.